Perú, de Puno a Cuzco con el Inka Express

Etapa 9
Nos fuimos de Puno por la mañana sobre las 7. Nuestra “movilidad”, como dicen por aquí, era el Inka Express. Nuestro nuevo destino Cuzco. El Inka Express es un cómodo bus donde caben unos 15 pasajeros. Esta empresa es una alternativa al famoso tren que va de Puno a Cuzco. Un tren publicitado y caro que, bajo mi punto de vista, no vale la pena coger. Creo que el Inka Express es mejor porque además de llevarte a Cuzco hace varias paradas en centros culturales, panorámicos e históricos de relevancia, cosa que el tren no hace. Hugo, un muy joven cusqueño, fue nuestro simpático guía. Al salir de Puno pasamos primero por Juliaca, y rápidamente salimos de ella. Luego poco más allá de Juliaca nos paramos en un mini museo en un pequeño pueblo, Pucara.


En la zona de Pucara son típicos los dos toritos a la entrada de la casa para proteger a la familia. En el museo nos dieron una breve explicación de la cultura de Pucara. Dimos una pequeña vuelta a la iglesia y luego de vuelta al bus.


Seguimos rumbo al punto más alto de nuestra ruta, La Raya, un lugar en la falda de volcanes nevados. Estábamos a una de 4300 metros de altura, pero para nosotros esto ya no era nada, ya eramos andinos. Aquí nos paramos unos minutos. Es impresionante como en cada punto donde se suelen parar los turistas hay puestitos de artesanía.



Volvimos al bus y … el bus no arranca. Se rompió una correa. No había forma de cambiarla. Por suerte este día el Inka Express salió con don buses. Así que avisado el otro guía, tuvimos que abandonar nuestro bus e intentar hacernos sitio en el otro. Nos llevaron a comer. Después de comer, el otro bus se marchó y nos dejó allí en el restaurante esperando que llegara el bus que se había roto. Esto no pasó. El segundo bus, después de dejar sus pasajeros en otro destino, visitando unas ruinas, tuvo que volver a buscarnos. Nos llevó hasta Raqchi, aquí había un centro arqueológico. Nosotros bajamos a visitar el centro. Creo que todo esto pasó porqué en un solo bus no cabíamos todos, había gente que tenía que quedarse de pie. Todos estos movimientos crearon confusión y nerviosismo entre algunos de los turistas.

En Raqchi estaba el templo de Wiracocha o Viracocha. Es un lugar muy bonito. Por aquí pasa un camino Inca. Cada vez nos dábamos más cuenta de que el conocimiento de la cultura Inca es muy teórico. Cada guía tiene sus teorías, y muchas veces son contrarias o se alejan de las de otros guías.


Dicho esto, se supone que Viracocha era el dios supremo de los Incas. No tenían otro. Eran monoteístas. Aunque al parecer creían en el poder de la naturaleza y en animales como el puma, el cóndor, la serpiente, etc. En definitiva, resumiendo, creo que era como el cristianismo, hay un solo dios, pero también hay un montón de santos que se veneran.

Viracocha era un dios bueno, con barba y piel blanca. Este dios fue la causa de la caída del imperio Inca por parte de los españoles. Los Incas pensaron que el dios Viracocha había vuelto con ellos, así que al principio dejaron las puertas abiertas a los españoles y Pizarro se aprovechó de la situación.

La cosa curiosa que nadie nunca supo contestarme fue que en las casas, pueblos y ciudades Incas no tenían un sistema de alcantarillado. Nadie sabe donde tiraban sus desechos.


En este centro arqueológico al parecer está uno de los templos de Viracocha. Aunque no están seguros sea exactamente un templo. Probablemente fuera un mercado o zona de comercios.


Después de la visita salimos del centro para volver a nuestro bus. Aquí había un mercado de artesanía local. La verdad es que la artesanía peruana es muy bonita.

Visto el mercadillo nos dimos cuenta de que el bus aún no había llegado. El otro bus ya se había marchado a Cuzco. Y de nuestro bus no se sabía nada. Mientras esperábamos el bus fuimos haciendo amistad con Hugo, nuestro guía. El pobre lo estaba pasando muy mal. No se sabía dónde estaba el bus ni cuándo llegaría o si llegaría. Por suerte para él, el grupo era bastante comprensivo… supimos adaptarnos con elegancia a la espera. Hubo gente que hasta se puso a bailar. En el fondo creo que fue lo mejor del viaje. La aventura y la incertidumbre de dónde pasaríamos la noche. Raqchi es un centro arqueológico, y el pueblo más cerca era Cuzco. Después de esperar más de dos horas llegó el bus. Subimos y nos fuimos corriendo hacia Cuzco. La última parada que tocaba la tuvimos que saltar.


Durante todo el trayecto vimos el espectacular cambio del paisaje. Pasamos de zonas secas en el altiplano punense hasta poco a poco llegar al valle de los Incas, donde pasa el río sagrado. Aquí el paisaje es verde con muchísimos cultivos. Las casas tenían techos de tejas y los campos estaban sembrados con generosidad.


Por fin llegamos a Cuzco por la noche. El viaje duró unas 12 horas. Nos despedimos de Hugo con afecto y por fin conocimos al encantador Percy. Percy ya era como un amigo de toda la vida. Fue nuestro consejero de rutas hasta el momento. Es agente de viajes en Perú y nos ayudó bastante. Nos llevó a nuestro alojamiento en la encantadora ciudad de Cusco, Cuzco en quechua.

Nos alojamos en el barrio de San Blas, en la Cuzco alta, en una fantástica casa con más de 600 años y vista a la sagrada ciudad del Puma. El hotel era la Mesón Montjoy, y Juan Carlos su amabilísimo propietario.

Después de cenar nos fuimos a descansar. Se acabó otro día de aventuras.


2 comentarios:

  1. Interesantísimo recorrido, y también magníficas imágenes de tu recorrido por Puno y Cusco. Yo viajé hace unos meses a Puno y me hospedé en el Hotel Libertador Lago Titicaca que se encuentra enclavado en el mismo lago… a decir verdad, la pasé excelente junto a mi esposo… Tengo unas fotos muy bonitas de los amaneceres y también de las puestas de sol… Puno es sensacional… Te dejo la página Web del hotel para que tengas una idea más clara de lo que te estoy hablando: http://www.libertador.com.pe/es/2/1/6/hotel-puno, Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Bonita travesía, yo conocí recientemente Sillustani a través de la agencia de viajes Kawsay, quienes proponen viajes responsables a través de inmersiones culturales… algo muy especial y también divertido, ya que hasta te hospedas en una de las casitas de los pobladores… espectacular en verdad….te dejo su página Web: http://www.perufairtravel.com/sillustani-cultural.html

    ResponderEliminar