Las tierras rojas de Jordania

Introducción

El viaje a Jordania lo hicimos en enero del 2020 y estuvimos 5 días. 

Visa para Jordania y Jordan Pass. 
Si entras por Aqaba, en el sur de Jordania, no hace falta hacer Visado. Solo piden que pases por lo menos tres noches en el país. 
Existe el Jordan Pass, un paquete para turistas que quieren visitar Jordania. 
Si compras el Jordan Pass tienes derecho a entrar en 40 atracciones, más la entrada a Petra. Con este paquete no tienes que pagar el visado. 
El Jordan Pass cuesta 70 JD (1 día Petra), 75 JD (2 días Petra) y 80 JD (3 días Petra). 
Solo la entrada a Petra cuesta 50 JD (1 día), 55 JD (2 días) y 60 JD (3 días). Si tuvieras que hacer el Visado también, serían otros 40 JD, así que resulta bastante conveniente. Pero, ya que nosotros entramos por Aqaba, no tuvimos que pagar el Visado y ya que íbamos solo a Petra y Wadi Rum, nos resultó más rentable No comprar el Jordan Pass. 


Las tierras rojas de Jordania.

Jordania es un país principalmente desértico. Hace mucho calor en verano y mucho frío en invierno.
En el periodo que estuvimos nosotros llegó a nevar. 
Jordania no es precisamente un país barato. 
Moverse es caro incluso si tomas los buses locales. Los taxis o coches privados son los medios de transporte más usados por la mayoría de los turistas. Se pueden regatear los precios, como cualquier país árabe, pero no demasiado. 
Por lo visto la economía jordana es bastante estable y es un país que vive de comercio y turismo. 
Petra es probablemente el lugar más visitado y más caro de Jordania. 


Hay que decir que los Jordanes son un pueblo muy amable, abierto y al contrario de muchos países donde hay mucho flujo de turismo, no agobian a la gente intentando venderte lo que sea. 
Por lo que pudimos ver, nos pareció un país seguro para moverse. 

La comida también es muy buena y variada. 

Recorrimos solo la Jordania del sur. Teníamos solo 5 días. Nos hubiera gustado llegar hasta el Mar Muerto, pero el poco tiempo y el mucho dinero para llegar, no nos permitió llegar hasta ahí. Será para otra vez. 

Estas son las Etapas del recorrido por Jordania. 



Conclusión:
Jordania es un país que me gustó bastante, tiene unos paisajes impresionantes. Es un país para recorrer con más tiempo y más tranquilidad. Nos perdimos la parte norte, que seguramente hubiera estado muy bonita también. 

Aqaba, una puerta al Mar Rojo. Jordania

Etapa 4

Ya tocaba volver a Aqaba, nuestro punto de partida.


Por la mañana despertamos con tranquilidad, en la tienda teníamos una gran ventana que daba al desierto y pudimos ver la luz roja del amanecer que iluminaba las montañas. 
Seguimos durmiendo y sobre las 8.30 h nos levantamos para desayunar. Desayuno beduino, este también muy sencillo, con mucha mermelada y pocos productos locales. 
En este campamento, la comida la pagamos 10 JD (aprox. 13€) cada uno y el desayuno estaba incluido. Pero no me pareció una comida excepcional. 


Sobre las 10.00 h salimos hacia Aqaba, el trayecto no era muy largo, en poco menos de una hora llegamos. 
Aqaba es la ciudad más al sur de Jordania. Es la entrada al Mar Rojo y es un puerto comercial con estatuto especial, una especie de porto franco. 


El conductor nos dejó en lo que era el centro de Aqaba, en la zona del mercado. 
Eran las 11.00 h y el vuelo lo teníamos a las 20.00 h. 
Teníamos muchas horas que pasar aquí. Así que, empezamos paseando por el mercado. 




Es un buen lugar para comprar las ultimas cosas antes de partir. En la zona del mercado hay muchas tiendas de especias, inciensos y de ropa. 



Más arriba del mercado hay más tiendas de ropa y más cosas.



Nos paramos un rato en la playa y vimos el Canal de Aqaba, que es parte del Mar Rojo. 
En la playa había gente paseando o sentada pasando el tiempo.



Por lo poco que vimos de Jordania, Aqaba nos pareció una ciudad diferente de las otras. 
Tiene más zonas verdes y está bastante limpia y tranquila. No hay mucho que ver aquí y si no buseas, con unas pocas horas tienes más que suficiente.




Por la tarde, después de gastar los últimos JD, cogimos un taxi para el aeropuerto, coste 5 JD (aprox. 6€). Siempre empiezan por 10 JD, pero el precio correcto es 5 JD, según los que nos dijeron. 
Aunque está al lado, para llegar al aeropuerto se tarda unos 15/20 minutos, hay muchos controles de policía.
También hay muchos controles cuando estás dentro. Aconsejo ir con tiempo. 

Aquí termina nuestro corto viaje a Jordania. Pasamos mucho frío pero también lo pasamos bien. 
Los jordanes son un pueblo muy amable y no te agobian para intentar venderte cosas.

Wadi Rum   <<   >>   

Excursión en el desierto de Wadi Rum, Jordania

Etapa 3

Desde Wadi Musa, por la mañana muy temprano cogimos el bus que nos llevaba al desierto de Wadi Rum. En menos de un par de horas entramos a la zona del desierto.


Durante el recorrido hicimos una parada para comprar algo para desayunar y tomar un café. Fuera de la zona de Petra los precios cambian totalmente, un café, estilo turco, nos costó 1 JD (aprox. 1.30€). 


Cuando subimos al bus el ayudante del conductor nos tomó notas de los alojamientos donde íbamos a ir. Los Campamentos de beduinos están dispersos por el desierto. 
Nosotros fuimos los primeros en bajar. No llegamos ni siquiera al Centro de Visitantes de Wadi Rum, así que nos ahorramos los 5 JD (aprox. 6.40€) de las tasas para entrar. 


Al lado de la carretera nos estaba esperando nuestro anfitrión con un Pick-up. 
Durante los días anteriores estuve hablando con el para organizar la llegada y la excursión en el desierto. 
Eran las 8.30 h y nos llevó a nuestra tienda. El campo donde nos íbamos a quedar era nuevo, abierto hace tan solo 3 meses. Nos quisimos dar un lujo y nos fuimos a un campamento de burbujas. Habíamos pasado bastante frío en Petra. 


Decidimos hacer la excursión en el desierto después de almorzar, así que primero dimos un paseo por los alrededores y luego descansamos un poco. El día estaba despejado, aunque fresquito. 




Sobre las 12.00 h almuerzo bufé con un poco de comida típica de Jordania y a las 13.00 h salimos para hacer el tour de 3 horas, coste 50 JD (aprox. 64€). 



Por lo que nos dijo el guía, para los tours hay tarifas establecidas por el Centro de Visitantes. 
2 horas 35 JD (aprox. 38€), 3 horas 50 JD (aprox. 64€) y 4 horas 67 JD (aprox. 86€). 
Las rutas imagino dependerán de donde esté situado el campamento. Por lo visto ahora hay más de 350 camps beduinos y están construyendo más. 



Si sigue así, van a hacer del desierto una gran ciudad de tiendas.
Por lo visto hay solo dos grandes familias que son propietarias, o que controlan, todo el Wadi Rum. 
Subimos en la parte trasera del jeep y empezamos a movernos por el gran desierto. 



Hacia sol, pero también frío y en la parte trasera del coche había viento. 


De vez en cuando nos parábamos e íbamos a dar un paseo por los alrededores. 
El Wadi Rum es un desierto de grande montañas modeladas por los vientos y de arena roja y amarilla. Antiguamente esta zona era un fondo marino. Desde el 2011 es Patrimonio de la Humanidad.




Nos paramos a ver una zona donde grabaron la película de Marte. Es el escenario de muchas películas de mundos lejanos...


Seguimos por los grandes valles arenosos y vimos los que llaman los Siete Pilares de la Sabiduría. Una montaña muy alta donde se pueden apreciar columnas esculpidas por el agua y el viento. 


Paramos a ver un campo de Beduinos con varios camellos. 




No se si fue casualidad o estaba estudiado, pero justo estaban donde encontraron unos Petroglifos de la época de los Nabateos. 


Seguimos el recorrido por el desierto. Es tan vasto que para nosotros las distancias ya no tenían proporción. Podíamos estar recorriendo un circulo de 30 km como uno de 200 km. 




Vimos más zonas hasta llegar al Valle de Lawrence de Arabia. Esta era nuestra última etapa. 
Es un valle a forma de V donde se cierran las rocas. Aquí es donde estuvieron acampados Lawrence y el Rey de Jordania.



Nos paramos a tomar un té con la gran familia de beduinos. Esta familia siempre invita a un té a todos los que se paran allí. Después nos dijeron que el jefe era el padre de nuestro anfitrión del campamento y por lo visto la familia más poderosa del Wadi Rum. 



Terminamos el té y volvimos al camp. 
Empezamos el tour a las 13.00 h y llegamos al campo a las 16.30 h. Ya estaba anocheciendo. 
No fuimos a ver el famoso arco porqué por lo visto estaba muy lejos de donde estábamos. Teníamos que hacer muchas horas de coche y hubiéramos visto menos cosas. 
Queríamos ver el atardecer en el desierto, pero el tiempo estaba muy nublado y no se veía nada, así que fuimos a descansar un poco. 


A las 18.30 estaba lista la cena. Hacia bastante frío fuera y a pesar de tener calefacción en la tienda no conseguimos entrar en calor. Probablemente habíamos cogido mucho aire frío en el tour. 
Para cenar prepararon un arroz con carne de pollo, cordero y unas verduras, había comida, pero muy normal. Me esperaba algo más típico. 


Volvimos a la tienda después de tomar un té delante del fuego que encendieron en el campamento. 
Más tarde salí a probar a tomar algunas fotos a las estrellas, pero el tiempo no acompañaba, eran días de luna llena y había algunas nubes. 
A pesar de la gran luz que emitía la luna se podían apreciar estrellas, así que no quiero imaginar lo que se hubiera podido ver en otras condiciones. 



Era el último día en Wadi Rum, al día siguiente tocaba volver a Aqaba para coger el vuelo de vuelta. Desde el Wadi Rum hay buses que llevan a Aqaba, pero en invierno hay solo uno a las 6.30 h de la mañana, el coste es de 6 JD (aprox. 8€). 
Vista la hora tan temprana, el cansancio y el tiempo que teníamos que estar en Aqaba hasta tomar el vuelo, decidimos volver en coche, que arreglamos por 30 JD (aprox. 38€), carísimo este también. 
Nos despertamos cómodamente, desayunamos y sobre las 10.00 h nos movimos hacia Aqaba a pasar nuestro último día en Jordania. 

Petra día 2   <<   >>   Aqaba