Italia, Ruta por la Toscana, Volterra

Volterra está situada en el corazón de la Toscana a poca distancia de San Gimignano y Siena.

Se considera una joya del arte etrusca, romana, medieval y renacentista. Con su posición, una pequeña colina de una altura de 545 metros, domina el valle del río Cecina.


No es tan famosa como San Gimignano, pero sin duda no tiene nada que recriminar al famoso vecino. Además, por no ser tan famosa tiene las ventajas de que puedes caminar por sus calles un poco más tranquilamente.

Volterra está rodeada de una magnífica muralla del siglo XII aún muy bien conservada. Caminar por sus calles es como volver atrás en la historia.


Las calles son laberínticas y estrechas, y los edificios, construidos con las piedras típicas de la zona, están pegados unos a los otros dejando sólo pequeños espacios para las calles.

Por su conformación la ciudad es prácticamente peatonal, los coches no pueden entrar, y hay que aparcar fuera de las murallas.



La ciudad no es muy grande y se puede pasear por ella en poco tiempo. Por sus calles te encuentras con una multitud de tiendas de suvenir, bares, restaurantes con comida típica de la zona. Además de muchas tiendas con artesanía local hecha con alabastro, la típica piedra de la zona.

Lo bonito de caminar por sus calles es que siendo tan estrechas en cada esquina te encuentra con sorpresas arquitectónica, casas con torres, iglesias y palacios.


Admirando la arquitectura de los edificios podemos encontrarnos con un problema prospectico, debido a las calles estrechas no se pueden apreciar los edificios con facilidad además de que resulta complicado sacar fotos.


Casi acostado a la muralla de la parte norte de la ciudad podemos apreciar un ejemplo bien conservado de un antiguo Teatro Romano.


Mientras en la zona sur de la ciudad podemos caminar por un hermoso parque arqueológico de la época etrusca y apreciar la parte exterior de una Fortaleza Medicea que hoy en día se usa como cárcel.


El centro de la ciudad se puede considerar como la Piazza de Priori donde se puede apreciar el homónimo Palazzo dei Priori, renacentista.


Aconsejaría visitar Volterra por la mañana, y luego a mediodía ir a almorzar en uno de los riquísimos agriturismos que te encuentras por las carreteras de la Toscana.

Nosotros, de camino a San Gimignano nos paramos en el Agriturismo dei Cipressi. Allí pudimos degustar unos riquísimos platos con productos típicos y a muy buen precio. En los agriturismos se come mejor que en las ciudades turísticas y los precios son muchos más baratos.