Italia, Ruta por la Toscana, Siena

Según una antigua leyenda Siena fue fundada por los hijos de Remo (fundador con Romolo de la antigua Roma) Asquio y Senio.


En realidad Siena fue fundada por los etruscos, fundadores de muchas ciudades sobre las colinas toscanas.
En la edad media se ve su mayor desarrollo urbanístico y económico.



En el siglo XII empieza la construcción de la famosa Catedral, el Duomo di Siena una de las más bonitas catedrales del cristianismo. En ella se pueden encontrar obras de Michelangelo, Donatello y Bernini.
Para visitar el Duomo es necesario comprar un bono “SI Pass” que con el coste de 10 € te permite visitar el museo, la catedral, el baptisterio, la cripta, el oratorio y una visita panorámica desde lo alto del Duomo.
La verdad es que el magnífico Duomo no se deja indiferente a la vista de nadie. Su majestuosidad sus mármoles, esculturas y mosaicos son increíblemente bellos.



La parte más famosa de Siena es sin duda la gran Piazza del Campo, era la plaza del mercado. Tiene forma irregular y el suelo no es plano tiene inclinaciones bastantes marcadas.
La plaza es muy conocida porque en ella se realiza el famoso Palio di Siena una de las carreras de caballos más antiguas del mundo. En la carrera compiten las siete contradas (barrios) de la ciudad.



Como muchas de las otras ciudades toscanas Siena está construida con los típicos ladrillos de basalto. Tiene murallas de protección y sus calles estrechas se unen unas a las otras al parecer de forma casual desorientando así al visitante. Su diseño urbano se parece un poco a un dragón alado.


Como el resto de las ciudades toscanas la gastronomía es muy importante en sus tradiciones. Polenta con cinghiale (jabalí), funghi porcini (boletus edulis), embutidos de todo tipo y el buenísimo vino toscano. 
De todas formas, aconsejo no comer en estas grandes ciudades muy turísticas. No es que se coma mal, pero se come mejor en lugares menos turísticos y en los agriturismo muy numerosos por toda la Toscana.


Como muchas de las otras ciudades turísticas de la Toscana hay mucha gente que las va a visitar y esto puede quitar un poco la muy bonita atmosfera y magia de una ciudad medieval.


Por lo que corresponde Siena a diferencia de Volterra, San Gimignano o Pisa hemos notado que los habitantes posiblemente están más cansados de los turistas y parecen más antipáticos. Aunque hay un dicho italiano que dice más o menos: “Mejor tener un muerto en la puerta que un sienese en la casa”. Muchas veces los dichos tienen un poco de fundamento.



A parte esto la ciudad es preciosa y vale la pena visitarla. Un día es suficiente para ver las mayorías de las cosas, incluida la visita al Duomo. 









San Gimignano <<   >>  Pisa