Pucón y las Termas de Peumayen. Chile, Región de los Ríos.

Etapa 8
Desde Puerto Varas viajamos 5 horas en bus hasta llegar al pueblo de Pucón en la Región de los Ríos. Los paisajes eran similares a los que estuvimos viendo en los pasados días; verde, bosques y pastos, rodeados por altas montañas, lagos y ríos.
Cuando llegamos al lago Villarica apareció otro gran volcán perfecto como el Osorno, el Volcán  Villarica.
Pucón está a la orilla del Lago Villarica y es vigilado por el ojo llameante del Volcán Villarica. Con una altura de 2847 metros, es uno de los volcanes más activos de Chile.


El día estaba soleado y hacía calor. Entramos en el pequeño pueblo de Pucón y nos dirigimos a nuestro alojamiento. Aquí nos quedaríamos unos días para explorar la zona.
Pucón es un pequeño pueblo de casitas de madera creado para el turista. Lleno de agencias para excursiones, restaurantes, pequeños hosteles y hoteles, etc. Es el principal centro de turismo de aventura de todo Chile. Podría decir que es el Chamonix de Sur América.
También hay una playa donde te puedes bañar y tomar sol.
Pucón está preparado para satisfacer el gusto de cualquier visitante en cualquier momento del año.


Nos tomamos un día para explorar el pueblo, visitar sus centro de artesanía, y organizar los siguientes días.
Nos atraía la opción de subir al volcán Villarica, pero el elevado precio de su excursión, entre 45000$ (aprox. 60€)  y 55000$ (aprox. 72€), por persona y dependiendo de la agencia, nos hizo dudar y en un principio decidimos movernos por nuestra cuenta y visitar otros parques sin la necesidad de contratar guías.


Visto que Pucón era básicamente un pueblo de agencias, decidimos tomar como nuestro campo base las Termas de Peumayen, en la zona de las termas, a unos kilómetros de Pucón.
Para llegar a las termas hay un bus que en una hora te lleva hasta Peumayen y que luego sigue hasta las termas que hay más arriba en el valle.


Las Termas de Peumayen son una finca ecológica, con casitas de madera y donde te sirven comida de la huerta, además de tener termas con piscinas naturales.


Hay una piscina artificial, grande a una temperatura de unos 28º/30º y dos piscinas pequeñas, pero más naturales a la orilla de un río, a una temperatura de 38º/40º.


Estás en un entorno natural, en un bonito valle con un microclima especial. Se oían los pajaritos, el sonido del agua corriendo por el riachuelo. Había también una pequeña playa en el río donde te podías tumbar y relajar.


Aquí pudimos relajarnos además de tomarlo como punto de partida para nuestras excursiones.
Cuando fuimos nosotros prácticamente no había nadie, y las piscinas eran solo para nosotros…
Una delicia. 
Hay que tener cuidado que los lunes el restaurante de las termas cierra, y no hay otro lugar donde conseguir comida.

Para el día siguiente preparamos la excursión al Parque Nacional Huerquehue.

No hay comentarios:

Publicar un comentario