Dalat, entre lagos y montañas, Vietnam. Vuelta al mundo

Etapa 28
Después de unos días de playa decidimos ir a disfrutar un poco del fresquito de la montaña, Dalat.
Dalat está a 1500 metros de altura y es una ciudad rodeada de montañas y lagos.


La ciudad está construida en medio de montañas y sus calles son de subida y bajada. El centro de Dalat es la zona del lago Xuan Huong donde está el Mercado Central y donde se desarrollan la mayoría de actividades locales.



Principalmente el turismo que pasa por aquí es un turismo local. Es bonito pasear por la ciudad y sus calles.
El Market como siempre es la zona más auténtica de la ciudad, aquí se venden muchos tipos de frutas, lo más característico de esta zona son las fresas, las moras y las enormes alcachofas.
Con las moras hacen también un licor.


Uno de los edificios más diferentes e interesantes de la ciudad es la Creasy House, entrada 40mil Dongs (aprox. 1,7€ ). La Creasy House es una casa construida por un arquitecto vietnamita, se desarrolla en varios edificios comunicados por puentes y escaleras muy estrechos. 



La casa es también un hotel. En su interior hay varias habitaciones, muchos túneles, puentes y escaleras de vértigo. Puedes pasar un buen rato en su interior. Una visita curiosa.


En los días que estuvimos en Dalat alquilamos un par de veces una moto para dar un paseo a los alrededores de la ciudad.
La primera excursión la hicimos en dirección a la Elephant Fall, la Cascada del Elefante. Esta cascada está a unos 25 kilómetros de Dalat. Para llegar se recorre un bonito paseo por las montañas y se pasa por las plantaciones de café de Dalat. 



Aquí nos paramos a tomar un rico café en una plantación. Las plantas de café me parecieron muy curiosas, las flores están por encima de las hojas a lo largo de toda la rama y no por debajo de las hojas o protegidas por ellas.


Después de una hora y media llegamos a la cascada. Para llegar tuvimos que preguntar a los lugareños, ya que no hay indicaciones. Fue divertido entendernos sin comunicarnos en inglés.
La entrada a la cascada es gratuita, hay que pagar solo el parking de la moto.


Para llegar a la Elephant Fall hay que bajar por un sendero hasta llegar al lado de la enorme caída de agua, unos 15 metros de altura. 


Por un sendero se puede acceder a la parte de atrás de la caída de agua. Impresionante, la cascada tiene una fuera y energía increíble, lo único es que para llegar allí te mojas todo… pero la experiencia vale la pena. 


Totalmente mojados volvimos al sendero principal y llegamos a la parte baja de la cascada. Aquí pudimos descansar y secar la ropa mojada. 



Es un lugar muy bonito y energético para pasar un buen rato. Este lugar lo usan también las parejas de novios para sacarse las fotos de boda.


Después de disfrutar de la cascada, almorzamos en un restaurante local muy rico y volvimos a Dalat. Muy bonito el día por las montañas.


Al día siguiente decidimos ir a ver si podíamos hacer un trekking por el lago que está en lo alto de Dalat, el lago Tuyen Lam. Preguntamos si se podía caminar por la zona del lago y nos dijeron que a lo mejor si se podía. El Lago Tuyen Lam es enorme y está metido en el bosque.


Para llegar se puede coger un teleférico, coste 70mil Dongs  (aprox. 3€), que te lleva al lado de la Pagoda Truc Lam, de recién construcción y de importante peregrinaje para muchos fieles. La Pagoda es interesante, pero no creo valga la pena llegar allí solo para verla.
Vista la pagoda nos encaminamos por la carretera que rodea el lago buscando un sendero que nos llevara por algún lado, pero la sorpresa fue que el lago es una zona de resorts carísimos metidos en la naturaleza y no se puede acceder a la orilla del lago sin pasar por ellos y si no eres cliente no entras. Después del fallido intento decidimos volver a Dalat y paseamos por la ciudad.


Desanimados por la visita al lago y animados por la excursión a la primera cascada decidimos ir a ver otra cascada más, así que al día siguiente alquilamos otra moto. Esta vez el trayecto para llegar a la cascada no era tan fácil, además la cascada estaba más lejos.
Primero decidimos dar la vuelta al lago del día anterior, el lago Tuyen Lam, para ver si por lo menos en moto podíamos rodearlo,,, pero después de recorrer parte de la carretera costera del lago el camino se acabó… y tuvimos que volver.


Bajamos a Dalat y nos encaminamos hacia la Cascada de Pangour, entrada 10mil Dongs (aprox. 0,4€). Pero esta vez las indicaciones que nos dieron no eran muy buenas, así que nos costó encontrarla y los locales no hablan inglés. Después de más de dos horas en moto por zonas paisajísticamente no tan bonitas como los días anteriores por fin encontramos el camino correcto para llegar a la cascada.


Llegamos allí sobre la 14.00h, un poco tarde,,, pero llegamos. El lugar es precioso, valió la pena tanto esfuerzo. Primero se puede dar un paseo por la parte alta de la cascada, luego por un sendero se llega a la parte baja. 


Aquí te encuentras con un montón de puestos de comida locales, es un lugar muy frecuentado por vietnamitas. La cascada es enorme. Es una montaña donde caen diferentes lenguas de agua. Pero lo más increíble es que te puedes bañar en ella. Te puedes meter por debajo de las lenguas de agua y disfrutar del frescor del agua y del hidromasaje natural de la fuerza del agua. 



La pena fue llegar tan tarde. Sobre las 16.00h decidimos coger el camino de vuelta antes que se hiciera de noche, aquí sobre las 18.00h ya oscurece. Afortunadamente la vuelta fue más rápida y llegamos a Dalat antes del atardecer.
En Dalat pasamos unos días disfrutando de la montaña y el fresquito, las siguientes etapas ya eran las del sur de Vietnam.

Con un Sleeping bus, de día, de la FUTA Phuong Trang, coste 230mil Dongs (aprox. 9,9€), nos dirigimos a la antigua Saigón, Ho Chi Min. El trayecto duró 6 horas.

Nha Trang  <<  >>  Ho Chi Minh

2 comentarios:

  1. Un lugar increíble que seguro visitaremos.

    ResponderEliminar
  2. La verdad que vale la pena quedarse aquí unos días.
    Saludos

    ResponderEliminar