Los Murciélagos de Battambang, Camboya. Vuelta al mundo

Etapa 35
Llegamos a la ciudad de Battambang y con un tuc tuc nos dirigimos a buscar nuestro nuevo hogar de residencia.
Battambang es la segunda ciudad más grande de Camboya, pero parece solo un gran pueblo.


Fue un antigua colonia francesa y muchas de las casas del centro tienen un estilo colonial francés, casas bajas con balcones,,, lo divertido es que tienen calles con números, tipo: 2 Streat, 2 y medio Streat, 3 Streat, etc.


El Mercado es el centro de la ciudad y alrededor del él se mueve la vida más interesante de la ciudad. Aquí están los lugares para comer y es donde la ciudad está más animada.
Battambang no es muy turística, son pocos los extranjeros que se ven por las calles, y esto la hace una ciudad más auténtica y con precios mejores… conseguimos una habitación en la Guest House 333, con baño privado, limpia y cerca del mercado por 4$ la noche.


Pasear por la ciudad es interesante, pero lo más interesante está a las afuera de la ciudad.
Para ver los alrededores se puede hacer con un tuc tuc o alquilando una moto.
Ya que estamos ya experimentados en alquilar motos, esta fue nuestra opción.
Antes de salir de la ciudad fuimos recorriendo un poco las calles más alejadas para ver un poco como era la vida local.


Descubrimos una antigua Estación de Tren abandonada, que ahora está ocupada por gente. Un lugar curioso.


Desde la estación nos dirigimos por una carretera hacia el sur costeando el río y nos metimos por los campos de cultivos. En esta zona cultivan cacahuetes aparte de frutas y arroz. Aquí se puede ver la gente del campo y los hogares más típicos y auténticos camboyano.



El primer lugar donde paramos fue el Templo Phnom Banan. La entrada al templo cuesta 3$, pero incluye también la entrada a otros dos templos.
El Phnom Banan está encima de una colina y para llegar a él hay que subir una escalera de 354 escalones, bastante empinada…
Hay niños que persiguen los turistas con abanicos mientras suben la escalera a cambio de una propina.



Se cree que este fue el templo al que se inspiraron para construir Angkor Wat.
La subida es bastante empinada, pero se sube bien…


Desde arriba se pueden admirar bonitas vistas de los campos de cultivos camboyanos.
En la parte baja del templo hay puestos de comida y zonas de descansos con hamacas donde se reúnen los camboyanos para pasar la tarde. Lo bueno es que no hay muchos turistas por aquí, pero vienen bastantes camboyanos a visitar el templo.



Después de visitar el Templo Phnom Banan nos metimos otras ves por los campos de cultivos. Estamos al final de la temporada seca y los campos están bastante secos.
El siguiente destino fue el Templo Phnom Sampeau. Es también un templo construido en lo alto de una colina. La parte más trágica de este templo es que en el periodo de la revolución de los Khmer Rouge desde lo alto del templo lanzaban los prisioneros a una caverna de 30 metros de altura. Otra de las barbaridades de los Khmer Rouge.


Para entrar sirve el ticket del otro templo. Para subir hay varias opciones: subir por una escalera empinada, contratar una moto que te suba por la carretera, los tuc tuc no pueden subir porque es muy empinada,,, o como nuestro caso, subir con tu propia moto.
El templo arriba es bastante grande con varias pagodas. Las vistas son muy bonitas y se puede ver la gran llanura camboyana.


La sorpresa más grande fue que nos encontramos con una espectacular gruta. Una escalera que baja te lleva en un lugar increíble, de cuentos…




Después de alegrarnos del fantástico descubrimiento bajamos con la moto en la parte de abajo del templo para asistir a otra increíble experiencia….
Las salida de los Murciélagos…


Hay una gran caverna y al bajar del sol millones de murciélagos salen para ir a los campos de arroz a comer.


Durante unos 40 minutos salen murciélagos sin parar, un increíble espectáculo de la naturaleza.
Desde aquí volvimos a Battambang.

video

En Battambang al final pasamos unos días antes de movernos otra vez hacia un nuevo país.


Esta vez entramos a Tailandia nuestro quinto país.
Un Minivan nos llevó directos a Bangkok, coste 14$. Tenía que ser un recorrido de 8 horas que se convirtieron en 12…
Desde Bangkok nos movimos hacia el norte de Tailandia.


Siem Reap  <<  >>  Pai - Tailandia

Visita a los Templos de Angkor en bicicleta, Camboya. Vuelta al mundo

Etapa 34
Llegamos a Siem Reap por la mañana y un tuc tuc nos llevó “gratis” a un hostal… claro luego quería vendernos el tour a Angkor… Pero nuestra idea era ir a ver los Templos de Angkor en bicicleta.
En Angkor había estado hacia unos años y sabía cuáles eran los mejores templos que ver y cuales se podían visitar tranquilamente en un día.


Hay que decir que el mundo de Siem Reap y los Templos de Angkor no son Camboya,,, es como un pequeño estado o mundo diferente a lo que es Camboya. Quien ha ido solo a Siem Reap y muchos lo hacen, no conocen nada de Camboya.
En Siem Reap se mueve mucho dinero la gente que vive aquí vive intentando ganar dólares,,, hasta el punto que se enfadan si les preguntas precios y luego no compras…
La vida en Siem Reap se anima por la tarde noche, cuando los miles de turistas que visitan a diario el centro arqueológico de Angkor vuelven a sus hoteles.


El centro de Siem Reap es principalmente la zona del Market y el Night Market, los dos son mercados para turistas, con suvenires. Luego está la Pub Streat, donde hay restaurantes, pubs, centros de masajes, y todas las cosas que pueden entretener al turista.


Al día siguiente a nuestra llegada alquilamos por la mañana una bicicleta, nos tomamos un fuerte desayuno y nos preparamos una mezcla de litro y medio cada uno de agua, limón exprimido, azúcar y sal (aquarius casero) para aguantar tantas horas bajo el fuerte sol y calor de Angkor.
Para llegar a la taquilla hay que recorrer unos 5 kilómetros, luego recorrimos unos 20 kilómetros más haciendo el circuito pequeño para ver los templos más espectaculares de Angkor.
La Entrada a los Templos de Angkor cuesta 20$ 1 día, 40$ 3 días y 60$ una semana.
Empezamos por Angkor Wat, repleto de gente. No es uno de los mejores bajo mi punto de vista, pero es “obligatorio” verlo.


Angkor Wat es el único templo que nunca ha sido abandonado y ha estado activo prácticamente desde su construcción. Tiene una forma cuadrada y concéntrica con pasillos que te acercan al núcleo central. Inicialmente el Templo estaba dedicado al dios Vishnú, deidad Hinduista. Angkor Wat es el símbolo de Camboya, hasta el punto que aparece en su bandera.


Salimos de Angkor Wat y nos dirigimos hacia uno de los Templos que hace unos años me había transmitido muy buenas vibraciones y que tenía un encanto particular, el Templo de Banteay Kdei.


Es un templo bastante sencillo y no demasiado grande. Pero cuando estás dentro es como si te trasladaras a épocas anteriores. Recorre un pasillo a través de ruinas, piedras caídas y árboles que quisieron reconquistar su propio territorio. Las decoraciones y grabados son de origen hinduista.


Desde Banteay Kdei en poco tiempo se llega a uno de los templos más espectaculares del complejo de Angkor, el Templo de Ta Prohm.
Si no hubiera tantas personas en el interior del templo sería como si pudiera revivir una película de aventura, te sientes un poco Indiana Jones…


Por lo visto Ta Prohm fue el Templo elegido como muestra de cómo se encontraron los Templo cuando se descubrieron… Además lo dejaron así también porque no tenían fondos en aquel momento para restaurarlo… Espero que no lo toquen!!!!


Aquí se puede ver la reconquista de la selva sobre las construcciones humanas,,, los árboles parecen grandes gigantes que avanzan muy despacio aplastando las construcciones humanas.
Es un espectáculo que no se puede ver en muchos lugares del mundo.


En Ta Prohm nos quedamos casi un par de horas. Luego nos paramos a comer y nos refrescamos un poco,,, el calor de las dos de la tarde es muy fuerte.
Después del almuerzo nos dirigimos hacia Angkor Thom, la gran ciudad, entramos por la puerta este y salimos por la puerta norte hacia Preah Khan.
Preah Khan no es un Templo, fue una gran biblioteca. Aquí también te encuentras con los muros de piedras caídas y grandes árboles encima de los muros.



Para terminar con la ruta volvimos a la antigua ciudad de Angkor Thom y nos paramos en el centro de ella donde está el espectacular Templo de Bayon.


Bayon es un templo de estilo budista con 54 torres y con la particularidad de que en sus torres y fachadas hay cerca de 200 caras enigmáticas y sonrientes. Dicen que son las caras del Ególatra Emperador Jayavarman VII, manifestando su veneración hacia sí mismo.


A Bayon llegamos con la luz del atardecer.
Quedaba poca gente en Angkor y pudimos visitar Bayon con más tranquilidad, aunque un poco cansado por el calor…


Creo que El Templo de Bayon y el Templo de Ta Prohm son los más espectaculares del Complejo Arqueológico de Angkor.
Sobre las 17.30 h salimos de Angkor y volvimos a Siem Reap.


Fue muy bonito hacer el recorrido en bicicleta y fue menos agotador de lo que me imaginaba.
El calor es el problema más grande,,, creo que al final del día me tomé unos 5 litros de líquidos…
Al día siguiente nos marchamos de Siem Reap y nos dirigimos en Bus a Battambang, a unas 4 horas de Siem Reap, Coste 6$.

Kampot  <<  >>  Battambang

Kampot y la autentica Camboya. Vuelta al mundo

Etapa 33
Kampot es un pueblo muy tranquilo a la orilla del río Preaek Tuek Chhu y a los pies del monte Bokor, en el sur de Camboya.
En esta zona se produce la mejor Pimienta del mundo.


En Kampot nos quedamos unos días porque tuvimos que mandar los pasaportes a Phnom Penh para hacer el visado de dos meses para Tailandia.
En principio Kampot parece un lugar donde no hay nada que hacer, pero al final nos alegramos de habernos quedados “forzosamente” en Kampot porque pudimos ver la Camboya más auténtica, la Camboya profunda, aunque finalmente no pudieron hacer el visado, tendremos que hacerlo directamente en Tailandia.



Lo interesante de Kampot está a las afueras, un día alquilamos una bicicleta para dar un paseo por los alrededores más cercanos de la ciudad y nos dirigimos hacia el río Preaek Tuek Chhu. Subimos el río por una pequeña carretera que lo costeaba hasta llegar a la entrada del Preah Monivong National Park, a unos 10 kilómetros de Kampot.



Aquí pagamos 1$ para entrar,,, aunque al final puedes llegar solo a la zona del río donde te puedes bañar, básicamente pagas para ir a bañarte al río. Es un lugar a donde van los camboyanos a hacer picnic y a bañarse. Aquí llegamos bastante acalorados, el sol de Camboya es muy fuerte…


Nos refrescamos en el agua un rato y descansamos. Luego seguimos el río hasta que nos pararon,,, al parque no se puede llegar por esta carretera…. Así que tuvimos que volver atrás,,, y volvimos a Kampot.


El paseo fue muy bonito, pudimos entrar en contacto con la gente local,,, los niños se acercaban saludando, la gente era sonriente y curiosa.



Vimos los campos donde cultivan y las típicas casas camboyanas, que son como palafitos en tierra…. O no tienen una “casa”,,, ya que viven bajo una estructura de 4 palos con un techo de paja y una hamaca debajo.


Pasear en bicicleta te ayuda a acercarte más a la gente local, es un poco duro por el calor, pero terminas el camino contento.
El resto de días decidimos alquilar una moto, las distancias eran mucho más largas…
A unos 30 kilómetros de Kampot está el pueblo marinero y playero de Kep.


Con nuestra moto llegamos a Kep en una hora, las carreteras son tranquilas y no hay mucho tráfico.
Kep es el pueblo de los cangrejos… está el Crab Market donde puedes comer cangrejos, mariscos y pescados, además de frutas… a precios muy baratos.
Me comí un pescado a la brasa por 2$.


En Kep además del Crab Market no hay mucho más,,, hay una playa y pocas casas. Creo que no vale la pena quedarse a dormir en Kep, con una visita de unas horas es más que suficiente.



Desde Kep volvimos hacia Kampot y por el camino nos paramos a ver un par de cuevas.
La primera en la que paramos fue la Cueva de Phnom Sorsir o White Elephant Cave.
Cuando llegas enseguida se acercan niños que se ofrecen por un par de dólares a guiarte por las cuevas,,, hay que llevar linterna…. se pueden ver sin guía sin problema.
Las cuevas son grutas bastante altas, con grupos de murciélagos en los techos. Un lugar interesante, aunque prescindible.


Vistas las cuevas nos dirigimos hacia Kampot y antes de llegar cogimos un desvío por una carretera de tierra en dirección a las otras cuevas, las Phnom Chhngauk.
Esta parte del camino fue lo más bonito del día… estábamos en los campos de cultivos camboyanos, con la gente trabajando, las casas camboyanas de palafito,,, los niños jugando…



La gente te miraba con cara extrañada, no pasan muchos turistas por aquí.
Se nota que Camboya es un país joven, la gente está construyendo, trabajando, siempre están haciendo cosas.


Nos metimos en otra carretera de tierra y nos encontramos con un canal de agua, y al otro lado había campos de hortalizas muy bien organizados. Los cultivos estaban bien alienados, la gente trabajando el campo, regando, recolectando verduras.
Empezamos a pasear por los cultivos y nos acercamos a la gente que nos recibía con sonrisas.




Hasta que vimos la entrada a las cuevas de Phnom Chhngauk.
Para entrar hay que pagar 1$. Como siempre los niños quieren venderte sus servicios de guía. Si tienes una linterna no hay problema, puedes entrar solo en la cueva. Para llegar hay que subir una escalera de más de 300 escalones. Arriba te encuentras con un templo del siglo VI dentro de la cueva. Para visitar la cueva es más complicado. No hay indicaciones y no hay luz… todo resulta muy dudoso. Así que volvimos a donde estaban los guardias y entramos a la cueva por la vía de salida. Conseguimos, con poca luz, hacer el recorrido de la cueva al revés, escalando por dentro la montaña hasta salir por la entrada, donde estaba el templo. Creo que es más fácil hacer el recorrido en este sentido que hacerlo de bajada.


Cuando salimos de la cueva se estaba acercando la hora del atardecer, así que subimos a la moto y volvimos a Kampot antes de que se hiciera de noche.



Al día siguiente, de nuevo en moto, nos dirigimos a ver la Montaña de Bokor, está a unos 40 kilómetros de Kampot. Para entrar a Bokor Hill Station hay que pagar una tasa que depende del vehículo que usas, la moto cuesta 0,50$.
La carretera está en muy buen estado, vas subiendo la montaña suavemente hasta llegar a una altura de 1000 metros. Desde arriba se pueden ver unas vistas muy bonitas, en los días despejados se puede ver el Golfo de Tailandia, aunque no fue nuestro caso ya que había bruma y nubes. El recorrido es a través de un bosque primario muy bonito.



En la parte alta de la montaña vas pasando por un mar de nubes que crea una atmósfera muy especial, con niebla y sol,,, algo muy extraño, sobre todo para estar en Camboya. Es como estar en invierno con niebla, pero a 28 grados de temperatura.


Uno de los sitios más interesantes para visitar es la Pagoda de Bokor Hill Station. Aquí hay un antiguo Templo Budista muy bonito y con el efecto niebla es aún más bonito… es como estar en las altas montañas tibetanas pero con temperaturas camboyanas.



A parte del templo se pueden visitar antiguas ruinas de la época del colonialismo francés, como el antiguo Palace, ahora en reforma…


la Black House, otra casa en ruinas…


y una Antigua Iglesia. Lo que hace fascinante el parque es principalmente el efecto niebla.


También hay una cascada, pero en este momento está sin agua…
La pena de todo esto es que al parecer los chinos compraron gran parte del parque y están talando el bosque primario para construir parcelas de casas para ricos… Un desastre!!!!
Después de la visita a la Bokor Hill Station, bajamos y nos dirigimos a ver las salinas.
Alrededor de Kampot, cerca del mar, hay zonas de salinas. Son islas rodeadas por ríos y en su interior hay salinas.



Después de ver el principio del atardecer en el mar, volvimos a Kampot.
Los alrededores de Kampot son muy bonitos y valió la pena quedarse unos días visitándolos.



Kampot pueblo, en sí, son pocas calles con restos de casas estilo colonial francés, el tranquilo río con el Old Bridge, el puente viejo… y el autentico mercado de Kampot.



Después de pasar unos días en Kampot, nos dirigimos hacia Siem Reap. Tuvimos que coger un minivan hasta Phnom Penh, 3 horas y desde allí un Sleeping bus hasta Siem Reap, 8 horas, coste 18$.
Llegamos a Siem Reap por la mañana.

Otres Beach  <<  >>  Siem Reap