Trekking en Ella, Sri Lanka. Vuelta al Mundo

Etapa 20
Después de un fantástico recorrido por las plantaciones de Té de Sri Lanka llegamos a Ella.
Ella es un pequeño pueblo que está a una altura de 1040 msm. Es básicamente un pueblo, o mejor una calle, de Guest Houses, Hoteles y restaurantes. Ella es el punto de partida para hacer unos trekking muy bonitos por las montañas que hay alrededor.


El día siguiente al que llegamos empezó a llover. Después de casi dos meses de viaje era la primera vez que llovía. Fue muy bonito… La lluvia en las montañas, el aire húmedo y fresquito, el olor a lluvia y tierra mojada. 


Este día lo tomamos completamente de descanso, nos hacía falta. Los dos siguientes días, con sol, los aprovechamos para patear los picos más importantes de la zona. El Little Adam’s Pick y el Ella Rock, además de ir a ver una bonita cascada.


El pateo al Little Adam’s Pick lo empezamos por la mañana, no demasiado temprano… Las previsiones daban posibles lluvias, y nos encaminamos preparados para cualquier posibilidad meteorológica. Nos dijeron que para subir al pico se tardaría una hora.


El camino es bastante fácil y bien señalizado. Entramos en un sendero que pasaba por las bonitas plantaciones de té y nos encontramos con unas campesinas que estaban recolectando hojas. Nos enseñaron como lo hacían…



Luego tranquilamente seguimos el sendero hasta la subida al pico de Adán. En poco más de media hora llegamos.



Desde allí se pueden apreciar unas fantásticas vistas a los valles y montañas que hay alrededor.
En los días despejados se puede ver la costa sur de Sri Lanka. 


Al lado del Adam´s Pick hay un par de picos más bajos que se pueden alcanzar sin problema. En uno de estos picos nos quedamos un rato a contemplar las vistas.


El paseo fue muy bonito, pero un poco corto.
Bajamos al pueblo de Ella y decidimos ir a ver la gran cascada que está a unos 7 km del pueblo. Se puede ir caminando por la carretera, coger un tuc tuc a unos precios desorbitados o coger un bus que con 20SRp (aprox. 0,13€) te lleva frente a la cascada.


La cascada es bastante grande y bonita, pero se puede ver solo desde abajo, no hay posibilidad de subir por los laterales. Aquí en la cascada nos quedamos un buen rato disfrutando del momento. El resto de tarde la pasamos de relax.


Al día siguiente por la mañana nos encaminamos a ver la otra montaña importante de Ella, el Ella Rock. Para llegar hay que recorrer parte de la vía de tren, un par de kilómetros.
Nos dieron un mapa del recorrido, más bien un esquema de los desvíos, y nos encaminamos.



La parte más cansina es la de la vía del tren… Hay que caminar por las vías encima de los travesaños de madera, a un ritmo irregular,,,, un pasito corto, un pasito largo, otro medio, etc…



Caminado por las vías hubo un momento en que nos cruzamos con un tren de línea… que llegaba despacio,,, pudimos apartarnos con seguridad, más o menos… y lo vimos pasar.


Luego nos metimos en la parte de las montañas, pero las indicaciones que nos dieron eran bastante confusas… Nos salimos del camino unas cuantas veces, pero luego, preguntando a los campesinos, conseguimos encontrar el camino correcto. 
Por la zona hay muchos hombres que se improvisan como “guías” y te quieren llevar hacia la cima por dinero… y ya que el camino es bastante complicado muchos turistas llegan a la cima de esta forma…
El último tramo es un poco empinado, pero nada complicado.


Una vez arriba puedes apreciar unas vistas muy bonitas del Little Adam´s Pick y de los valles.
Para llegar al Ella Rock, contando las varias perdidas de camino,,,, tardamos un par de horas, para bajar poco más de una hora.



De las varias caminatas que hicimos la que más me gustó fue la del Little Adam´s Pick.
Ella en general es un lugar que me ha gustado bastante, es diferente de lo que puedes ver en el resto de Sri Lanka y si te gusta hacer trekking es un lugar cómodo y bueno para hacerlo.
Después de unos días aquí recargando las pilas con la energía de las montañas, nos movimos hacia el Sur de Sri Lanka a buscar una playa tranquila para pasar los últimos días antes de ir a Vietnam.


Barajadas las diferentes opciones de calidad precio, nos decidimos por la playa de Medaketiya en Tangalle.
Las playas de la costa sur son mucho más caras que el resto de la isla.

Para ir a Tangalle cogimos un bus directo que en 3.30 horas nos llevó a la playa, coste 250SRp (aprox. 1,67€). 


El chofer bajó por las montañas a una velocidad de vértigo, de 1040 metros de altura a casi el nivel de mar en poco más de media hora,,, una locura… las otras 3 horas las pasamos por los cultivos de la llanura del sur de la isla.

Tren de Kandy a Ella  <<  >>  Tangalle

Tren de Kandy a Ella y sus plantaciones de Té, Sri Lanka. Vuelta al mundo

Etapa 19
Por la mañana tempranito fuimos a la Estación de Trenes de Kandy para comprar los billetes para ir a Ella. No nos permitieron comprarlos con antelación, así que tuvimos que estar allí antes de las 8.00h de la mañana del mismo día para ver si había sitio en el tren.
Conseguimos nuestros billetes en segunda clase, pero sin asiento asignado. Como nosotros había mucha más gente. El billete costó 240SRp (aprox. 1.60€).


Hay un tren que sale a las 8.40h y otro que sale a las 11.05h. Nosotros queríamos subir al primero para poder disfrutar del día y llegar a Ella a una hora no demasiado tardía y así tener tiempo de ir a buscar una Guest House con más tranquilidad.
Este trayecto en tren, de Kandy a Ella, es uno de los más bonitos de Sri Lanka.
Es un recorrido de 158 kilómetros, unas 6.30 horas, a lo largo de las tierras altas, las Hightlands.


La estación de Kandy no es muy grande, una vez comprados los billetes nos dirigimos al andén 2 y nos preparamos para subir al tren con la esperanza de encontrar un asiento, no sólo eso, un buen asiento cerca de una ventana para poder admirar el paisaje con tranquilidad y sacar buenas fotos.
La subida al tren fue al estilo de la ley del más fuerte para conseguir un lugar cómodo en el tren.



Había vagones de segunda y de tercera clase. Los de tercera son grupos de asientos de 6 personas, mientras que los de segunda son asientos de 2 personas.
Con las mochilas, y empujando por aquí y por allí, conseguimos dos fantásticos asientos, al ladito de una gran ventana.


Había oído que en este trayecto el tren tenía un vagón panorámico, pero no fue el caso, nuestro ten no lo tenía.
Con unos minutos de retraso el tren empezó a caminar con toda la tranquilidad del mundo.


Con solo salir de Kandy se pudieron ver los campos de cultivos y la selva. En Sri Lanka hay verde por todas partes.



El tren que nos tocó era un poco más moderno y cómodo que el que cogimos para ir de Colombo a Anuradhapura.
Durante el largo recorrido pasamos por muchas aldeas y pequeñas estaciones de Sri Lanka. Pudimos ver la gente local más auténtica. La vida en los campos.




En la primera parte pasamos por zonas de arrozales, luego empezamos a entrar en la zona más montañosa y aparecieron las cientos de plantaciones de té.
Es aconsejable buscar un asiento al lado derecho del vagón, las vistas son mejores.



El tren se movía con tranquilidad por las montañas, los colores de los campos y montañas contrastaban con el cielo azulado y las pequeñas nubes blancas.



Poco a poco el clima fue cambiando, cada vez subíamos más en altura y nos metíamos en el mar de nubles de las tierras altas. La temperatura de repente empezó a bajar y llegó el frío.
Tuvimos que abrigarnos… 




La vegetación fue cambiando y pasamos por zonas de pinos.
De vez en cuando se veía a trabajadores de la línea de tren o campesinos haciendo sus tareas.


Sobre las 15.30h llegamos al pequeño pueblo de Ella, en las altas montañas.




Este recorrido en tren valió la pena hacerlo, el tren es muy relajante y fue muy bonito ver los cambios de paisajes.
Una vez llegados a la estación nos encaminamos hacia Ella a buscar un lugar para dormir. La estación está a 200 metros del pueblo, no vale la pena coger un tuc tuc.



Aquí en Ella nos quedaríamos unos días a hacer vida de montaña.

Kandy  <<  >>  Ella

Kandy moderna y tradicional. Sri Lanka. Vuelta al mundo

Etapa 18
Kandy es una gran ciudad, la segunda más grande después de Colombo. Es considerada la capital de las montañas, y es patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.


Es una ciudad verde, viva y alegre. Tiene un bonito lago que se puede rodear con un pequeño y agradable paseo. Su arquitectura es colonial, con muchas casas blancas.



El tráfico de la ciudad es lo más cansino, y como en todo Sri Lanka los tuc tuc drivers intentan aprovecharse del turista extranjero.
Kandy es una ciudad muy moderna, con un centro comercial, y tiendas a la moda. Pero tiene también una parte más antigua como el mercado.


Es muy interesante dar un paseo por este antiguo mercado. Está dividido en secciones, la más común es la de las frutas y verduras,,, que es más fácil de encontrar en otros mercados alrededor del país y las menos comunes de carnes y pescados.



En la parte de carnes se pueden ver animales enteros y los carniceros desguazando las piezas con sierra de mano. Además la carne está expuesta todo el día al aire sin estar en neveras.



Viendo esto me alegro de no comer casi carne….


Hasta había cuervos al lado de los puestos y si los carniceros se despistaban en seguida los cuervos intentaban aprovechar alguna pieza.
Luego estaba la parte del pescado. Menos chocante que la de la carne. Se podían encontrar extraños pescados como el pez alado. Además de pescado seco o salado de todo tipo.




Fue una excursión muy interesante.
Pasear por la ciudad es bastante agradable.
Otra de las atracciones es el Templo del Diente de Buda, donde se supone que está uno de los dientes del buda. Es un templo muy importante para la religión budista. La entrada cuesta 1000SRp (aprox. 6,6€) pero nosotros decidimos no entrar a visitarlo.
Por encima del Templo del Diente de Buda está el Cementerio Inglés, donde se pueden encontrar las tumbas de los antiguos colonos ingleses. Son tumbas de finales de 1800. Es un lugar muy particular… es triste ver como la mayoría de ellos morían súper jóvenes, alrededor de los 30 años.



Aquí nos quedamos un día y medio, luego decidimos ir a las montañas de Sri Lanka.
Con el tren panorámico que une Kandy a Ella, pasamos por las altas montañas del país.

El billete no pudimos reservarlo. Lo tuvimos que comprar por la mañana directamente en la estación. Coste 240SRp (aprox. 1.6€).