Las Grutas Templo de Ajanta, India. Vuelta al Mundo

Etapa 6
Para ir a Ajanta desde Aurangabad hay que coger un bus local que en dos horas y media te lleva a las Grutas Templo de Ajanta. El bus cuesta ida y vuelta 240Rp (3,1€).
Este complejo de ruinas está en un entorno más bonito respecto a Ellora. 


Las Grutas están escavadas en una montaña por encima de un río con forma de herradura de caballo. Están en un entorno tranquilo, verde, y de paz.


La entrada al complejo de cuevas cuesta 250Rp (aprox. 3.2€).
Las Grutas de Ajanta son patrimonio de la humanidad. Se descubrieron en el 1819.
Se escavaron en la roca entre el siglo II a.C. y el siglo VIII d.C.
Estas cuevas no tienen una secuencia cronológica en su excavación y disposición. 
Las cuevas de Ajanta son budistas. Pero a diferencia de las cuevas budistas de Ellora estas están mucho más decoradas. 



Hay cuevas que en su interior tienen unas finas decoraciones y grabados, además tienen pintados unos frescos que cuentan la historia de varios personajes de la época además de las historia del buda y sus reencarnaciones. Muchos de los frescos me recordaron al estilo de los frescos de la edad media europea.



La pena es la mala iluminación que hay en el interior de las cuevas.
Ajanta es un complejo arqueológico muy interesante.
Aquí nos quedamos unas horas admirando estas cuevas templo.


Pero el recorrido de vuelta era largo y no podíamos quedarnos mucho tiempo.
Si tuviera que elegir entre Ellora y Ajanta, creo que no sabría declinarme hacia uno u otro. Los dos son muy bonitos y diferentes entre ellos.


Llegamos a Aurangabad por la noche.
Al día siguiente nos quedamos tranquilos a descansar y por la noche cogimos el tren de vuelta a Mumbai.

En Mumbai nos quedamos un día y al día siguiente por la mañana cogimos el tren hacia Goa.

Cuevas de Ellora  <<  >>  Goa

Las Cuevas Templo de Ellora, India. Vuelta al Mundo

Etapa 5
Por la mañana después de desayunar, cogimos un tuc-tuc por 700Rp (aprox. 9€) y fuimos a Ellora.
La entrada a las cuevas de Ellora es de 250Rp (aprox. 3,2€).
Ellora es un complejo arqueológico compuesto por 34 cuevas esculpidas en el interior de la montaña.
Las cuevas y ruinas con esculturas y relieves son de tres tipos de religiones diferentes, la budista, la hinduista y la jainista. Las cuevas se escavaron a lo largo de épocas diferentes.


Las más antiguas son las Budistas, 12 cuevas que se escavaron entre los años 500 y 650. 
Luego las Hinduistas, 17 cuevas que se escavaron entre los siglos VII y VIII.
Y las más recientes las Jainistas, 5 cuevas que se escavaron entre los siglos VIII y XIII.
La coexistencia de estas cuevas demuestra un grado de tolerancia entre las varias religiones en la India.


El recorrido empieza por las cuevas Budistas, las más antiguas.
Son cuevas bastante austeras, con pocas decoraciones. Está el buda en varias posiciones y poco más. Todas las cuevas de Ellora se escavaron a mano en la roca viva. Lo más impresionante es ver el increíble trabajo que tuvieron que hacer los monjes o los trabajadores para realizar estas cuevas templo o monasterio.



Terminada la zona de las cuevas Budistas llegamos a las hinduistas.
Aquí se aprecia una notable diferencia en los tipos de decorados y esculturas.
No expresan tanta tranquilidad como las budistas, las figuras y las esculturas son más activas, dinámicas. Están los dioses hinduistas en acción. Describen un poco las hazañas de los dioses.




Pero la parte más increíble es el gran Templo de Kailasanatha. Se trata de un edificio con forma de templo que está escavado de arriba hacia abajo en la roca. Escavaron una montaña entera. Y las decoraciones son impresionantes.





Después de la parte de la las cuevas hinduista se llega a las jainistas por una carretera que te aleja de las cuevas principales.



Las cuevas jainistas son las que más me impresionaron. La decoración estaba mucho más definida, detallada. Aunque las esculturas eran bastante sencillas, lo que eran los pequeños decorados de columnas y grabados estaban muy detallados.




Las Cuevas de Ellora son Patrimonio de la Humanidad.
Aquí pasamos casi todo el día recorriendo las cuevas templo.


Al final nuestro tuc-tuc nos llevó de vuelta a Aurangabad.

Aurangabad  <<  >>  Cuevas de Ajanta

Aurangabad, India. Vuelta al Mundo

Etapa 4
Después de la noche de asalto al tren llegamos sobre las 4.30h de la mañana a la ciudad de Aurangabad. Esto sería durante unos días nuestro punto de partida para ir a visitar las ruinas de Ellora y Ajanta.
Afortunadamente el hotel donde nos quedamos nos permitió entrar en la habitación antes de tiempo.


Aurangabad es una ciudad de paso. No hay mucho que hacer. Mi primera impresión fue como que había llegado a una ciudad recién bombardeada…. Las calles estaban todas rotas, polvo, tráfico de tuc-tuc y ruido por todas partes. Una ciudad muy caótica.



Para entretenerte en Aurangabad puedes dar un paseíto interesante hacia la Old Town.
La Old Town son una serie de calles estrechas con un montón de pequeños comercios y mercados. La ciudad por esta zona parece una ciudad diferente.



La gente es bastante tranquila y no te dan la lata intentando venderte cosas.
Desde aquí organizamos nuestra excursión a las ruinas de Ellora y Ajanta.


Ellora está a pocos kilómetros de Aurangabad y a parte del bus de línea puedes ir y volver en tuc-tuc al módico precio de 700Rp (aprox. 9,€). Lo bueno es que puedes compartirlo con otros viajeros reduciendo gastos.
Para ir a Ajanta es un poco más complicado ya que está a unos 100 km de Aurangabad.
A Ajanta fuimos en bus de línea que salió 240Rp x pp (aprox. 3,1€) ida y vuelta. El problema es que tarda 2 horas y media para ir y 2 horas y media para volver.


Mumbai (Bombay), India. Vuelta al Mundo

Etapa 3
Después de 28 horas de tren llegamos a la Estación Chhatrapati Shivaji Terminus, comúnmente llamada Victoria Station, que también es patrimonio de la Humanidad.

Un taxi nos llevó a nuestro nuevo hogar, cerca de la Gateway of India, o Puerta de la India.
Nos quedamos en esta zona para podernos mover más tranquilamente por las zonas más interesantes de la ciudad.


Mumbai o Bombay es la ciudad más rica, más grande y poblada de la India, y la cuarta más poblada del mundo, además de la más cara de la India.
Su arquitectura es una mezcla de arquitectura Art-Deco, Colonial, y moderna, además de la típica arquitectura decadente de la India.



A primer impacto me pareció una ciudad bastante organizada y no tan caótica como los otros lugares de la India. Aunque el tráfico es bastante intenso, los coches parece que siguen unas reglas, o van en su propio carril, por lo menos.


Se puede dar un paseo tranquilo por sus calles de arquitectura histórica en la zona de Fort. Es un paseo agradable que te ayuda a descubrir la vida de la ciudad y los edificios más emblemáticos.





Otra de las cosas recomendadas en Mumbai es probar la comida callejera... Muy rica...
En la variedad de platos que hay aquí en la India se pueden eligir bastantes cosas diferentes. Aunque la mayoría o toda la comida es bastante picante, en algunos casos te la pueden preparar menos picante de lo normal,,, para ellos claro... Eso si, el arroz está en casi todas las comidas.




Una de las atracciones más clásicas en una visita a Mumbai (Bombay) es la escapada a la Elephantha Island (Isla de Elefanta).
Para ir a la isla hay que llegar hasta la Puerta de la India (Gateway of India).
Desde aquí parten los barcos que en una hora te llevan a la isla.
La Puerta de la India es un gran arco de basalto con una altura de 26 metros construida en 1911 en honor a la visita a la India del rey Jorge V del Reino Unido.



Lo increíble cuando llegas a la Puerta de la India es la cantidad de gente que hay siempre.
Son miles de turistas indios que cada día van a visitar este lugar. Y lo más increíble y que nos está pasando desde que llegamos a la India es que en cada momento nos están parando para sacarnos fotos. No me extrañaría que algún día vea publicada mi foto en algún perfil de Facebook de algún indio. Es que parecemos divos de Hollywood, llegaron a pedirme incluso un autógrafo. No sé si le pasará a todo el mundo… pero esto de que te paren en cada momento por la calle para sacarte fotos es un poco estresante,,, esto de ser famoso es un poco estresante… Creo que empezaré a pedirles 10Rp por cada foto que me sacan, y a lo mejor consigo sacarme alguna noche de hotel gratis.



Desde la Gateway of India, un barco te lleva a la Elephantha Island. Coste 160Rp (aprox. 2€) ida y vuelta. El trayecto es de una hora.
En la Elephantha Island hay una serie de grutas (patrimonio de la Humanidad), con esculturas y templos dedicados a Shiva.



En la Isla hay muchos monos,,,, hay que tener cuidado con ellos…


Una visita interesante si tienes tiempo que invertir en Mumbai.
Creo que lo más interesante de esta excursión fue el paseo que dimos por la isla, fuera de la zona turística de las grutas. Aquí nos encontramos con un pueblecito con gente muy amable que nos invitó a visitarlos y nos ofrecieron de comer.



Los indios son un pueblo muy amable y curioso…


Fuera de la zona más turística de Mumbai la ciudad cambia por completo y se transforma en la clásica ciudad abarrotada de gente y sucia. Realmente pensándolo bien en la India no hay recogida de basura, y por no tenerla hasta está limpia.... He visto gente que tranquilamente tira las bolsas de basura por las ventanas....



Después de estar unos tres días en Mumbai (Bombay) nos dirigimos hacia Aurangabad, en la zona central de la India. Aquí tuvimos un error de ruta, ya que tuvimos que volver atrás en el recorrido. El tren de Mumbai a Aurangabad en Sleepper Class nos salió 470Rp (aprox. 9€) ida y vuelta a Mumbai. La duración del trayecto 8 horas.


El problema más grande fue que el día 6 de diciembre en la India los trenes son gratis…. Nos vimos en la estación con miles de personas por todas partes, y hubo literalmente un asalto al tren. Fue una escena surrealista. La gente se lanzaba a los trenes. Intentaban entrar por las ventanas, abrían los vagones de cargas y se metían, los guardias intentaban parar el asalto,,,, y nosotros estábamos en el medio de todo esto… teníamos un asiento con numero para nosotros, pero nada era seguro. Al final nos metimos en nuestro vagón vigilado por un par de guardias… Durante toda la noche cuando el tren se acercaba a alguna estación, se oía y veía gente corriendo hacia los vagones para intentar entrar. Era como estar en una película de post guerra, intentando escondernos de las masas y protegiendo nuestros asientos y posesiones. Durante la noche también nuestro vagón se llenó, pero salió bien sin ningún incidente.